¿Por qué tienes que cambiar la iluminación tradicional por la LED? 5 Razones

En materia de iluminación, la tecnología LED ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años, hasta el punto de que actualmente ya es posible la implementación de esta técnica en casi el 90 por ciento de los dispositivos que utilizan la iluminación tradicional.

En comparación con los sistemas tradicionales de iluminación, la utilización de la tecnología LED arroja múltiples beneficios que están íntimamente relacionados con el ahorro de dinero en tu factura de la luz y con la consecución de la eficiencia energética, entre otras cuestiones, algo que favorece el desarrollo sostenible. A continuación, en https://nersolar.es/ te explicamos cinco motivos por los que debes recurrir a la implantación de la tecnología LED en detrimento con la iluminación tradicional:

Ahorro energético

En pro de seguir las políticas de eficiencia energética marcadas a nivel internacional, la utilización de la tecnología LED en tus dispositivos te permitirá ahorrar entre un 80 y 90 por ciento de electricidad, algo que redundará de forma positiva en tu factura de la luz. Un cambio que repercutirá de forma directa en tu bolsillo.

Durabilidad

Al contrario que con las bombillas tradicionales, la tecnología LED permite que no tengas que estar pendiente de un mantenimiento constante gracias a su mayor vida útil. Si la tuvieses encendida de forma ininterrumpida, se estima que una lámpara LED tendría una durabilidad de cinco años. En cambio una bombilla tradicional no llegaría a los 90 días de servicio si estuviese encendida las 24 horas del día. Una diferencia sustancial gracias a la cual ahorrarás tiempo, dinero y quebraderos de cabeza.

Más segura y menos contaminante

Al carecer de mercurio y tungsteno, las lámparas que utilizan la tecnología LED consiguen reducir las emisiones de dióxido de carbono hasta en un 80 por ciento en comparación con los sistemas de iluminación tradicional. Todo para que puedas ganar así en seguridad a la vez que favoreces la sostenibilidad.

No es fuente de calor

Además de ser más segura y menos contaminante, al contrario que las bombillas tradicionales, las lámparas de tecnología LED no son fuente de calor. De esta forma, no queman al establecer contacto con su superficie. Algo que a la larga te ahorrará percances, por no hablar de la posibilidad de iluminar pequeños espacios sin padecer las consecuencias ya conocidas y derivadas de la iluminación tradicional.

Mayor resistencia

¿Alguna vez has notado cómo las bombillas tradicionales expuestas a reiterados ciclos de apagado y encendido acababan por fundirse antes de lo deseado? Con las lámparas LED no existe este problema gracias a su mayor resistencia. Es decir, la vida útil apenas se verá afectada por los constantes ciclos de apagado y encendido en comparación con la iluminación tradicional.

Gran índice cromático

Además de los beneficios relacionados con el ahorro en tu factura de la luz o las características que avalan su eficiencia energética, la tecnología LED te ofrece múltiples posibilidades para ambientar todas tus estancias gracias a su amplia gama de tonalidades. Además de contar con índice cromático que llega al 80 por ciento, también podrás ajustar los diferentes tonos de luz, ya sean cálidos o fríos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies