Qué ropa llevar para un viaje en bicicleta, comodidad y ligereza

ropa viaje bicicleta

Hay un momento en que nuestra pasión por la bicicleta hace que superemos el típico paseo de una hora o una hora y media alrededor de casa, y que empecemos a buscar nuevas y más largas rutas, más alejadas de nuestro hogar. Esto, que hace que disfrutemos más y más de nuestra pasión por las dos ruedas, nos obliga a planificar cosas que antes no teníamos en cuenta o hacíamos de forma casi automática.

Lo primero es planificar la ruta, evidentemente, empezando por rutas de mediodía o de una jornada completa. Pero esto, posiblemente, pronto se nos quedará corto y deseemos ampliar más y más nuestras rutas, lo cual nos permitirá, además, ampliar el radio, ya que una ruta de varios días hará que merezca la pena un desplazamiento más largo desde nuestro hogar.

Y así llegamos a empezar a planear rutas largas, incluso por países que no son el nuestro. Y sobre todo para las primeras, o para aquellos que no disponen de mucho tiempo para la preparación y prefieren ahorrarse ese paso y dejarlo en manos de auténticos profesionales, que además supondrán un soporte durante el viaje, está www.rutasenbicicleta.net, que nos facilita muchas opciones y posibilidades adaptadas a todos los niveles.

Qué ropa llevar a un viaje en bicicleta 

Y claro, un viaje de varios días obliga a seleccionar muy bien qué cosas llevar, ya que no tendremos la oportunidad de darnos la vuelta para cambiar de ropa o recoger algo que nos hemos olvidado.

La primera regla es reprimir el impulso de estrenar ropa y no llevar nada nuevo; es fundamental haber probado todo para ver que nos funciona o que no nos produce rozaduras o molestias.

Después, tiene que ser ropa cómoda, con camisetas transpirables y que los pantalones que usemos para la bicicleta sean preferiblemente acolchados, ya que pasaremos muchas horas sobre el sillín. Estudiar bien el clima y lleva siempre algo de ropa de abrigo, ya que es muy desagradable monta en bici con frío.

No hay que olvidar llevar todos los elementos de seguridad necesarios (casco, luces, guantes, etc.), y ropa para cambiarnos y de aseo, ya que este, el aseo, será uno de los grandes placeres al terminar la jornada. Eso sí, hay que contar bien las jornadas y necesidades y llevar lo mínimo imprescindible, y entre lo imprescindible, elegir siempre lo más ligero y pequeño; por ejemplo, mejor una toalla de microfibra que una toalla clásica. Y así con todo, pues piensa que tendrás que cargar con el peso de lo que lleves.

La importancia de lo impermeable en la ropa de ciclista

Imprescindible también llevar ropa impermeable, a ser posible que, además, transpire. Aunque eso suba un poco el precio merece la pena, ya que hay mucha ropa impermeable que al no transpirar hace que aunque la lluvia no nos cale, terminemos empapados con nuestro propio sudor.

Y por último, no olvides algo impermeable para proteger las alforjas, si no quieres ver cómo se empapa todo aunque tú estés seco.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies