¿Qué deben tener las habitaciones de los más pequeños?

Los más pequeños de la casa también tienen sus propias necesidades, pues están en una etapa de aprendizaje y curiosidad, todo lo que les rodea les asombra. Necesitan lugares que les ayuden a desarrollar su imaginación, que sean confortables, accesibles y seguros.

A la hora de amueblar y decorar un dormitorio infantil hemos de tener en cuenta todas estas necesidades e intentar adaptar el espacio a ellos, porque al fin y al cabo, son los que van a utilizar y disfrutar el lugar. A continuación te dejamos algunas ideas para que conviertas el dormitorio de tus hijos en un sitio perfecto para crecer.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de equipar la habitación?

 

Habitaciones infantiles con todo a su medida

A la hora de decorar y amueblar un dormitorio para los más pequeños, hemos de tener en cuenta que ellos ven el mundo desde un lugar más bajo que los adultos. Tener presente esto es importante a la hora de elegir los muebles y de colocar los accesorios en la habitación.

Es recomendable colocar muebles o cestos para guardar los juguetes a una altura apropiada, así podrán disponer de ellos cuando quieran sin necesidad de pedirle ayuda a un adulto para cogerlos. Lo mismo sucede con la ropa. Las habitaciones infantiles necesitan armarios y percheros que tengan una altura cómoda y accesible, esto les dará autonomía a los pequeños y les ayudará en su aprendizaje.

Otra de las cosas en la que debemos pensar, teniendo en cuenta la altura de los niños, es en su seguridad. Los niños son muy curiosos por naturaleza, sobre todo a edades más tempranas, por lo que en los dormitorios de los peques es necesario que coloquemos cierres de seguridad en las puertas y ventanas y protectores en enchufes y radiadores. Todo para que puedan disfrutar de su propio espacio sin correr ningún riesgo.

habitacion

Colocar accesorios pensados para ellos

Colocar una alfombra o poner moqueta en las habitaciones juveniles es una idea fantástica, ya que les permitirá jugar en el suelo cómodamente, además de amortiguar las posibles caídas de los más pequeñines. Otra opción para el suelo es colocar suelos de vinilo, de los que existen en el mercado algunos con dibujos y formas muy divertidos.

Un elemento importante es la cama. Debemos escoger camas que no sean demasiado altas, así evitaremos que se hagan daño en el caso de que se caigan de noche y que tengan que depender de un adulto para bajarse y subirse de ella. Esta opción dará una mayor autonomía al niño.

No olvides colocar láminas o cuadros de colores vivos que llamen la atención de los niños. Son geniales para decorar de manera divertida a la vez que estimulamos su imaginación. Junto a los cuadros también podemos colocar un espejo para que puedan mirarse; recuerda colgarlo a una altura a la que ellos puedan alcanzar a verse.

Teniendo en cuenta esos sencillos consejos crearás un espacio en el que los más pequeños podrán jugar y desenvolverse sin ningún problema. Seguro que les encantará.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR