Pulseras y reloj en la misma mano

¿Tienes problemas combinando los relojes con el resto de tus piezas de joyería? No te preocupes, es habitual. Todos nos preguntamos cuál es la mejor manera de lucir nuestros complementos, dándoles protagonismo, pero sin terminar con un look recargado.

Así pues, es frecuente que nos preguntemos si deberíamos llevar el reloj y las pulseras en el mismo brazo, o si es más recomendable repartir los accesorios entre los dos. Por ello te ofrecemos algunas pistas que pueden ayudarte a tomar una decisión la próxima vez que te encuentres en esta tesitura.

¿Por qué llevamos el reloj en la mano izquierda?

Todos sabemos que el reloj se lleva, tradicionalmente, en la mano izquierda. Esto se debe a que, antiguamente, era más sencillo darle cuerda con la mano dominante. Puesto que la mayoría de la población es diestra, este complemento comenzó a identificarse con la mano izquierda.

A día de hoy, esto también responde a una necesidad. Un reloj situado en la mano con la que escribes o sujetas las cosas puede resultar un problema. Tu accesorio favorito estaría constantemente rozándose y recibiendo pequeños golpes, podría estropearse. Además de que te resultaría mucho más incómodo mirar la hora si tienes la mano ocupada.

No obstante, si quieres darle una vuelta de tuerca a tu atuendo, o si quieres darle protagonismo al reloj, puedes ponértelo en la mano derecha para conseguir un toque rebelde.

Ahora bien, hemos pasado por nuestra tienda de pulseras favorita y nos morimos por estrenar nuestros nuevos complementos… ¿cómo los conjuntamos con el reloj?

Cómo combinar reloj y pulseras

En realidad, todo depende del reloj, de la pulsera, del número de pulseras y de la ocasión para la que nos estamos preparando.

Siguiendo el estilo práctico de llevar el reloj en la izquierda, las pulseras, en nuestra vida diaria, deberíamos llevarlas también en la mano izquierda. O, en cualquier caso, en la mano contraria a tu dominante. Esto se debe a que así evitaremos que se estropeen nuestros accesorios o, por ejemplo, el papel sobre el que estemos escribiendo.

Pero en las ocasiones especiales tenemos que pensar en las características del conjunto. Por ejemplo, si la pulsera se combina a la perfección con el reloj, la opción más adecuada es llevarlos juntos para que se potencie su belleza.

No obstante, si la pulsera queda bien con el reloj, pero no están pensados para llevar en conjunto, puedes probar a llevarla en la mano contraria a la del reloj. Con esto repartes más el peso visual de ambos brazos y conseguirás un estilo más armónico. Esto es especialmente válido si la pulsera es muy llamativa o si tiene un tamaño más grande.

Po último, nuestro consejo se basa siempre en el menos es más, así que no recomendamos recargar el look con muchas pulseras. No obstante, si quieres llevar dos o tres, la mejor opción es que escojas una que quede bien con el reloj para tu mano izquierda, y coloques las otras en la derecha. Así el reloj mantendrá su protagonismo y los accesorios estarán bien repartidos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies