Los impuestos en las hipotecas, un dolor de cabeza para los españoles

impuesto hipotecas

El pasado 28 de febrero el Tribunal Supremo falló que el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados corresponde al deudor, unificando de este modo los criterios para toda España. La lucha iniciada en defensa de los usuarios bancarios se saldó con una primera victoria favor de los bancos.

A la espera de conocer la sentencia, la nota de prensa publicada por el Tribunal anunció que, en cuanto a los impuestos, “por la constitución del préstamo, el pago incumbe al prestatario”, remitiéndose a la jurisprudencia de la sala de lo Contencioso-Administrativo del mismo tribunal; y que “por el timbre de los documentos notariales, el impuesto correspondiente a la matriz se abonará por partes iguales entre prestamista y prestatario, y el correspondiente a las copias, por quien las solicite”.

El fallo sienta un criterio que afecta tanto a las hipotecas constituidas como las que pretendan firmar en el futuro. Por un lado, se cerró la puerta a aquellos clientes que pretendían reclamar la devolución de todos los gastos hipotecarios, en lo referente al impuesto hipotecas y, por otro, se estableció un reparto en lo concerniente al timbre de los documentos notariales que, a partir de ahora, será abonado por mitad entre el banco y el cliente, y el que se genere por las copias, por quien las solicite. En la práctica se trata de un importe de cuantía muy reducida a pagar por el banco.

La lucha entre los bancos y consumidores no ha terminado

La pugna por el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados no ha terminado. El nuevo campo de batalla será el TJUE, órgano que ha tenido la última palabra en abusos bancarios en los últimos años y en su día falló a favor de los consumidores bancarios, y en contra del criterio mantenido por el Tribunal Supremo, obligando a la banca a devolver los importes abonados como consecuencia de la nulidad de la cláusula suelo desde el comienzo del préstamo hipotecario.

¿Interesa seguir reclamando los gastos hipotecarios?

Los usuarios bancarios continúan con el derecho a reclamar el resto de los gastos hipotecarios, lo que incluye los importes abonados al Registro de la Propiedad, a la notaría, a la gestoría e, incluso en algunas provincias, el coste de la tasación.

Los expertos en la materia animan a continuar reclamando en cuanto se pueden enfocar las reclamaciones solamente respecto de los importes referenciados. Por tanto, no se solicita el impuesto y se reserva la petición de nulidad de este apartado para el futuro, en el caso de que el TJUE fije un criterio diferente al Tribunal Supremo.

Conclusión

En definitiva, el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados a día de hoy sigue siendo una obligación de los consumidores. Es conveniente que, como prestatario actual o futuro, consultes con un especialista en derecho bancario para que este estudie la situación concreta de tu préstamo hipotecario, ya que los importes que le corresponden abonar al banco ascienden, en la mayoría de préstamos, a más de mil euros como mínimo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies