Elementos ideales para provocar una primera impresión

Todos sabemos que la primera impresión es muy importante y solo tenemos una oportunidad para causar ese primer impacto positivo. Sin embargo, en el mundo de los negocios, la primera impresión puede ser todavía más determinante. La buena presencia, la cordialidad en el saludo o disponer de tarjetas de visitas adecuadas son aspectos a tener muy en cuenta en los contactos iniciales entre futuros socios.

Consejos para causar una buena impresión

Los primeros minutos son críticos para que la otra persona se haga una imagen de nosotros mismos. Son fundamentales, incluso, los primeros segundos, cuando nuestro interlocutor genera su propia imagen de nosotros mismos. A continuación, vamos a desarrollar algunos consejos que podrás tener en cuenta en futuras relaciones de negocios.

Sé puntual

Parece algo evidente, pero, al final, nuestros ritmos de trabajo pueden llevarnos a acumular demoras que culminen en un retraso en la cita que teníamos con, por ejemplo, un cliente. Cuando tengas acordada una cita de este tipo, intenta asegurar que habrá el menor número de imprevistos en las horas previas.

Competencia profesional

La puntualidad, los modales correctos y una vestimenta acorde a la situación eran las claves de la primera impresión en el siglo XX, pero ahora nuestros posibles socios o clientes nos van a buscar en Internet y las redes sociales. Tenemos que ser capaces de ofrecer, a través de Internet, la imagen que deseamos, sin que aparezcan elementos que puedan generar dudas o desconfianzas. En este sentido, también es importante que nuestras tarjetas de visita sean claras y elegantes e indiquen las direcciones de páginas web o redes sociales.

Escucha activa

Comprender rápidamente qué es lo que la otra parte espera de nosotros y le podemos ofrecer va a aumentar las posibilidades de conseguir nuestros propósitos en el primer contacto. Empatizar con su situación y ser capaces de responder en consecuencia nos van a abrir muchas puertas.

Actitud positiva y autocontrol

No solo es importante lo que decimos, sino también la forma que tenemos de decirlo. Nuestra actitud influye en nuestro interlocutor y, si lo que pretendemos es ofrecer la imagen de una persona entusiasta y segura, debemos esforzarnos por lograr transmitir seguridad en lo que expresamos, tanto verbal como corporal, y capacidad de control.

Concisión y puesta en valor

El mundo de los negocios se desarrolla en un ambiente cada vez más frenético, lo que nos deja cada vez menos tiempo para poner sobre la mesa todas nuestras cartas. Nuestra capacidad para expresar, de forma clara y en el menor tiempo posible, quiénes somos será determinante en el éxito de esa primera entrevista.

Apariencia profesional

Parece obvio, pero la óptica será nuestra primera presentación. El primer paso para transmitir un aspecto profesional es construir primero una imagen para nosotros, con la que estemos cómodos y que sintamos que nos representa. Creer en nuestra propia imagen es el primer paso para que la impresión que dejamos en los demás sea de confianza y seguridad.

En definitiva, nuestra presentación a los demás en el ámbito de los negocios pasa por proyectar una cuidada y profesional imagen de nosotros mismos, que se sostiene a partir de pequeños detalles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR