Auxiliares de vuelo, el trabajo de moda

Viajar se ha convertido en una especie de suerte habitual. La evolución de los medios de transporte en las últimas décadas se ha desarrollado de manera exponencial hasta llegar al punto en el que nos encontramos hoy, un punto en el que podemos desplazarnos con facilidad hasta el otro extremo del planeta con cierta comodidad y a un precio ciertamente asequible.
Es el avión, con todas sus virtudes, el transporte que más nos facilita los desplazamientos largos.

Para un amante de los viajes, poder hacer del avión su modo de vida es una posibilidad única. Si alguna vez se te ha pasado por la cabeza formar parte de la tripulación de un avión para poder conocer distintos lugares y otras culturas a la vez que trabajas, no dejes de leer porque un curso auxiliar de vuelo en Málaga puede darte la vida con la sueñas.

Qué trabajo desempeña un auxiliar de vuelo

Los auxiliares de vuelo son parte fundamental de la tripulación de un avión. Si alguna vez has montado en avión, habrás podido ver que los auxiliares de vuelo no solo están en la cabina para ofrecerle al viajero avituallamientos como pueden ser las bebidas y comidas, mantas en el caso de los vuelos largos o cualquier otra cosa que un cliente necesite durante el vuelo

También están para garantizar la seguridad de la zona de cabina. Antes de que los clientes accedan al interior del avión, los auxiliares se aseguran de que todo esté en perfecto estado, un trabajo que como viajeros no vemos pero que es fundamental para el buen funcionamiento de la aeronave.

Una vez están los viajeros a bordo, los auxiliares informan sobre cuestiones de seguridad importantes y además serán ellos los que durante el vuelo se encarguen de resolver aquellas anomalías que pueden darse en la cabina para garantizar que la seguridad de los pasajeros sea óptima desde el despegue hasta el aterrizaje.

Perfil profesional para encajar en el oficio

Aunque no existen grandes restricciones para poder desempeñar el trabajo de auxiliar de vuelo, sí que son necesarias tener ciertas aptitudes tanto físicas como mentales para poder desarrollar bien el trabajo.

Disponer de una buena forma física es un requisito necesario para convertirse en auxiliar de vuelo. Aunque a simple vista pueda parecer que este trabajo no es especialmente duro a nivel físico, lo cierto es que, además de pasar varias horas de pie durante la jornada laboral, si se presenta una situación límite en la que el avión sufre un problema, los auxiliares de vuelo deben estar preparados para poner a salvo a los viajeros y a ellos mismos.

Por otro lado, las aptitudes mentales deben ser las de una persona a la cual le guste viajar, estar en contacto con la gente y estar acostumbrada al cambio constante.

Ser auxiliar de vuelo es trabajar mientras vives en todas partes, es viajar de un sitio a otro para conocer ciudades que probablemente jamás conocerías, es hacer del avión, en ocasiones, tu casa y hacer del mundo, en ocasiones, tu hogar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies