Cómo adiestrar a tu mejor amigo

Si compartes tu vida con un perro, te vendrá de maravilla conocer algunas pautas para su educación que se ofrecen en cursos de adiestramiento canino en Soloesunperro. Quienes tenemos mascotas somos afortunados porque los animales nos ofrecen una gran compañía y, además, son grandes maestros, de los cuales podemos aprender muchas cosas. Sin embargo, también es verdad que no es oro todo lo que reluce y, como en toda convivencia, pueden surgir problemas.

Educar a nuestro perro es tan importante como lo es educar a nuestro hijo, pero a muchos dueños de perros se les pasa por alto esta necesidad de adiestramiento y el animal termina adquiriendo un mal comportamiento que, a menudo, puede ser destructivo y acaba generando disgustos e incomodidad en el seno del hogar familiar.

A continuación, veamos algunas ideas para adiestrar a tu perro. Verás que conseguir que nuestro mejor amigo sea un perrito educado no es tan complicado.

Consejos para adiestrar a tu perro

Si te has propuesto adiestrar a tu perro, debes saber que el secreto y primera regla para conseguir el éxito en el adiestramiento es la constancia. Un perro no tiene la memoria ni la inteligencia de un humano, así que no puedes castigar o reprender a un animal por una travesura que ha realizado previamente. Únicamente podrás educarlo y hacerle entender que lo que hizo está mal cuando lo reprendas al momento de pillarlo in fraganti ejecutando la acción.

También debes tener cuidado de asegurarte que estás llevando a cabo las pautas de adiestramiento correctamente. Si lo haces mal, el resultado no será el que estás esperando y no podrás castigar al animal por ello, pues el educador eres tú.

Nunca, bajo ninguna circunstancia, apliques castigos físicos a tu mascota. Y prémiale cuando haga bien sus ejercicios, dándole una galleta o golosina.

¿Quieres que tu perro se siente o se tumbe?

Es una de las pautas de adiestramiento más seguidas y sencillas de conseguir. Para enseñar a tu perro a sentarse, colócate delante de él, sujétalo por el collar con suavidad con la mano izquierda y presiona su espalda con la mano derecha, en la zona del trasero, mientras le dices con voz firme: “siéntate”.

Una vez que el animal se sienta, suéltalo y felicítalo. Agradece su esfuerzo mediante caricias y premios en forma de alimento.

Repite este ejercicio cada día de manera constante hasta que el animal aprenda a sentarse sin necesidad de tocarlo, al simple sonido de tu orden.

Una vez logrado, enséñale a que debe quedarse sentado hasta que tú le pidas que se levante. Para ello, cuando el animal se levante y vaya hacia a ti, grítale “¡No!”. A continuación, pídele que se siente nuevamente.

Cuando sepa estas pautas, cuando se levante y se acerque a ti, en vez de darle el premio, ponlo cerca de su boca y ve retirándolo hacia abajo para que se incline. Dale unos toquecitos suaves en sus patas traseras lo que hará que las estire hacia delante y se tumbe.

Si quieres aprender más, toma cursos de adiestramiento canino como los de Soloesunperro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies